El Bécquer popularista, arquitecto del futuro