Eduardo Nicol y la Escuela filosófica de Barcelona